tipos de tarjas, los acabados que marcarán la diferencia en tu cocina

Tipos de tarjas, los acabados que marcarán la diferencia en tu cocina

¡Conoce los diferentes materiales que le darán vida y originalidad a tu tarja de cocina!

Tipos de tarjas con materiales diversos

Cuando vas a comprar una tarja por primera vez puedes tener a tu disposición una inmensa variedad de materiales, que ya sé, se te hará difícil elegir el que realmente necesitas. En este post discutiremos de los materiales utilizados en las cocinas.

tarjas de acero inoxidable

Tarjas de acero inoxidable

Las tarjas de acero inoxidable son en la actualidad las más populares en el mercado. Si hacemos una comparación con otros materiales, nos encontraremos con que el acero inoxidable tiende a ser barato (dependiendo de la marca). La versatilidad del acero inoxidable le permite crear variedad de diseños y tipos de instalación (bajo montaje, montaje superior, etc).

Este tipo de tarjas son clasificados por calibres. El acero más pesado es el que tiene un calibre menor, y por ende el más ligero es el calibre mayor. La mayoría de las tarjas están en un rango de calibre de entre 15 y 24, y por lo general en residenciales están entre 18 y 22. Hablando de pulgadas, esto quiere decir que la hoja de acero utilizada para fabricar las tarjas tiene un grosor variante entre .048 “a. 030 “.

Muchas personas creen que una hoja de acero con un grosor menor es mejor para una tarja, pero esto no siempre funciona así. Pruebas realizadas por Consumer Reports demuestran que el calibre menor demostró baja calidad con respecto a la tarja.

Por otro lado, una tarja con calibre más pesado (el más ligero o delgado) resultó ser más resistente a la abolladuras, y menos ruidoso.

Por naturaleza el acero inoxidable suelen ser más llamativos que las tarjas fabricadas en otros materiales, aunque muchas cuentan con un revestimiento para minimizar el ruido. Está claro que el acero inoxidable es el material más duradero pero también el que más rápido se raya.

tarjas de hierro fundido

Tarjas de hierro fundido

El hierro fundido es uno de los primeros materiales utilizados para la fabricación de tarjas de cocina, hasta la fecha sigue siendo utilizado. El acabado esmaltado y brillante atrae a muchos propietarios y puede durar por décadas.  Al ser propenso a la corrosión, las tarjas de hierro fundido suelen estar recubiertas con esmalte de porcelana.

Normalmente la textura de este material es áspero, pero con el esmalte la superficie (el cual en realidad es vidrio derretido que se ha fusionado con el hierro) se hace resistente a manchas y rayones. 

 No pienses que al contener vidrio son más frágiles, al contrario, son muy resistentes y están diseñadas para el desgaste diario.

Algunos inconvenientes de esta material son: su pesadez, su precio (se suele invertir más que en una tarja de acero inoxidable), una fisura en el esmalte puede comenzar la corrosión del hierro. De todas manera las probabilidades de que se echen a perder es escaso ya que las tarjas modernas de hierro cuentan con la más alta tecnología. 

tarjas de materiales compuestos

Tarjas de materiales compuestos

Cuando hablamos de tarjas de cocina compuestas, por lo general nos referimos a un tipo de granito o compuesto de cuarzo. Se fabrican combinando granito triturado o cuarzo con un base de resina. Usualmente la mezcla cuenta con alrededor de un 70%  y 80% de roca y un 20% y 30% de resina dependiendo de la calidad del producto y del fabricante.

El resultado es un material que comparte muchas cualidades similares y estéticas del granito real o cuarzo, contrarrestando los problemas de mantenimiento y durabilidad relacionadas con estás tarjas. Ambas variedades de tarjas compuestas son resistentes, sobre todo a las manchas y rayones.

Algunos fabricantes afirman que las tarjas de composite de granito son las más duraderas en el mercado.

tarjas de arcilla

Tarjas de arcilla

Se fabrican de manera más artesanal. Se trabaja dando forma de tarja y posteriormente se seca a altas temperaturas por un período de hasta 40 horas. Después se aplica un esmalte de porcelana; la tarja se coloca en un horno de túnel a una temperatura extremadamente alta (en algunos casos superior a 2000⁰F) por alrededor de 20 horas.

Este proceso funde ambos componentes mientras aumenta grandualmente la resistencia de la tarja. Las tarjas de arcilla son consideradas más resistentes que las de hierro fundido. Sin embargo, el esmalte se puede cuartear por el impacto de una olla u otro utensilio.